Una mujer fue puesta en libertad luego de que se le descubriera que golpeó con una cuchara el rostro de su pequeña hija de tan sólo 8 meses de edad cuyos golpes le dejaron varios moretones tanto en la cara como en el cuerpo.
De acuerdo con el diario Mirror, el hecho sucedió en Australia durante el mes de octubre del 2016 la policía llegó al domicilio de Lorien Norman, debido a que los vecinos la habían denunciado por haberle arrojado brutalmente una cuchara a su pequeña de 8 meses de edad.
Al llegar al lugar, encontraron a la bebé llamada Evie con varios moretones en el rostro y otros más ‘leves’ en el cuerpo, manos y brazos, por lo que inmediatamente fue trasladada al hospital en calidad de urgente.

Al mismo tiempo, la madre fue puesta en calidad de detenida en donde declaró que su hija había tenido esos moretones debido a una caída, sin embargo, a los pocos meses se le declaró culpable por haberle causado un daño intencional a su hija, además de que mintió en su primera declaración.

Hasta ese momento la justicia Australiana estaba actuando de manera correcta, pero no fue hasta hace algunos meses que se dio a conocer que la mujer nunca ingresó al penal a pagar su sentencia de aproximadamente 13 años, sino que negoció una multa e hizo como si nada hubiera pasado, argumentando que la lesión no había sido grave sino que iba a sanar.
La multa que pagó consta de 230 mil dólares, además de un contrato que avalará que la mujer tenga una buena conducta durante un determinado tiempo, puesto que cualquier agresión sería mérito suficiente para llegar a la cárcel.
d