Gael el hijo de Damaris es secuestrado por su propio padre. Temen que su padre lo maltrate para desquitarse de Damaris.



La tarde de ayer en un portal entre Bruno y Magaly la ex-amorosa Damaris rompió en llanto confesando que Rodrigo se fue de su casa y secuestraron a su pequeño hijo.

De primera impresión la pareja que se encontraba en el portal comenzaron a mostrar risas en su rostro, pero, cuando iban a opinar sobre el tema Carmen y Adrian los conductores del programa los callaron inmediatamente para pedirles de la manera mas atenta que no opinaran acerca de tan delicado tema.



Posteriormente pasaron a Damaris con los especialistas del programa para hablar sobre sus problemas de pareja y recibir apoyo de parte de la producción para tratar de localizar a Gael (Hijo de Damaris).

Las primeras preguntas que se le hicieron a Damaris sobre la desaparicion de su hijo fueron: 

¿Porque aseguras que se lo llevo su papa? a lo que ella respondió: "Me dijo que lo llevaría a una plaza a comprarle ropa para que estrenara en la pastorela de su colegio y también en la noche del 24 de diciembre de este años, pero se lo llevo desde ayer y ahorita es la fecha y hora que no se nada de mi hijo, no me contesta las llamadas telefónicas no lee los mensajes y ya trae apagado su celular".



Los especialistas trataron de tranquilizarla argumentándole que el niño estuviera donde estuviera estaría bien ya que estaba con su padre y él no haría nada para lastimar lo, situación que hizo que la ex-amorosa se pusiera mas intranquila, en ese momento confeso que a ella le preocupaba ya que en una ocasión él le comento que no le perdonaría haber contraído matrimonio con Rodrigo.

La situación se torno delicada ya que Gael puede estar sufriendo maltratos y/o abusos por parte de su propio padre, asi que si llegas a verlos no dudes en comunicarte a la producción de Enamorándonos al teléfono 01 800 727 19 19, en el interior de la República al 5447 88 44, Conmutador de Azteca 1720 13 13.

Cualquier información que proporciones era bien agradecida ya que en tus manos puede estar la vida de un menor de edad.
d