Fue al hotel con el amigo de su esposo pero cuando regreso a su casa descubrió esta desgarradora escena y una carta que decia...



Después de varios gritos desesperados de una mujer, varios vecinos irrumpieron su domicilio para percatarse que su esposo e hija colgaban del cuello en la parte trasera de su hogar.

Varios vecino que se percataron de los gritos y de la escena tan desgarradora decidieron ayudar a bajar los cuerpos con la esperanza de que la pequeña niña de tan solo 2 años de edad aproximadamente y su padre aun se encontraran con signos vitales para poder salvaguardar su vida pero desafortunadamente todo su esfuerzo fue inútil; la niña y su padre se encontraban sin vida.



Elementos policíacos y del servicio medico forense llegaron al lugar para proceder al levantamiento del cuerpo, posteriormente iniciaron las averiguaciones pertinentes para que por medio de un peritaje se descartara el asesinato de la menor y su padre, aunque la situación era mas que clara después de que descubrieron que la pequeña tenia en su mano un nota en un pequeño pedazo de papel que decía lo siguiente:

"No creas que engañas a nadie, solo tenia que darme cuenta por mis propios ojos lo pu.. que eres, te vi entrar a ese maldito hotel de mala muerte de la mano de mi mejor amigo, eres una desgraciada, yo cuidando a tu hija como si fuera mía en lo que tu le abres las piernas al primero que se pasa enfrente. Yo no quiero mas vivir si no es a tu lado así que me despido y como se que no te harás cargo de tu hija la llevare conmigo para estar juntos en el cielo ojala nunca olvides que eres la peor madre y la mas pu.. de todas las mujeres"



Los peritos hicieron el protocolo de rutina pero después de dicho mensaje fue mas que obvio que se trataba del asesinato de un menor de edad  y el suicidio del responsable, la madre dijo que su nombre es Martha Cepeda, que su hija tenia tan solo 1 año 8 meses de nacida, que respondía al nombre de Brianda L., que su pareja se llamaba Jorge y efectivamente no era el padre biológico de la criatura.

Martha nunca afirmo o descarto la infidelidad, pero en todo momento sonreía como si le importara poco o no le importara ver el cuerpo de su bebe columpiando del cuello en una columna que se encuentra en la parte trasera de su domicilio, hasta el cierre de la edición Martha aun no se presenta en la morgue para reclamar el cuerpo de su hija y menos el de su marido.


d