Cae feminicida. Las encerraba durante días, abusaba de ellas y les quitaba la vida para alimentar a su siguiente victima.



Esto parece sacado de la mas escalofriante película de terror, desafortunadamente no es así, esto ocurrió en Morelos.

Afuera de la mancha urbana de Cuautla Morelos, se encuentra una pequeña colonia de nombre Puxtla, La colonia esta en crecimiento, razón por lo que las ultimas casas se encuentran solas y rodeadas de varios metros de campo. Gracias a este escenario tan solitario y oscuro, Ángel Gallegos podía encerrar a sus victimas por varias semanas sin que alguien se diera cuenta de lo que sucedía en el interior de su domicilio. 



Angel se presenta como un hombre atento, caballeroso y en todo momento enamora a las mujeres que van hacer sus victimas, este comportamiento lo presenta hasta el momento en que las damas aceptan a ir a su domicilio, una vez en su domicilio, las invita a cenar, a partir de este momento, el sufrimiento de sus victimas comienza, ya que minutos después de la cena cierra la casa y jamas vuelven a pisar fuera de la jaula con forma de casa.

A pesar de estos acontecimientos, los pocos vecinos jamas sospecharon de lo que sucedía, la noche del día sábado pasado se escucharon dos disparos por lo que los vecinos del lugar se acercaron a observar que pasaba en el domicilio, fue cuando descubrieron que el interior del domicilio una mujer gritaba que le ayudaran a salir.



Una vez que liberaron a la mujer de nombre Paula Gutierrez les informo que llevaba varios días encerrada en el domicilio sufriendo abusos mas de tres veces al día, "El único descanso que tengo es cuando Angel sale de la casa, yo escuchaba claramente como el hablaba por teléfono con una mujer que estaba enamorando igual que ami, como pude ser tan tonta siempre me dijo que no tenia familia ya que lo corrieron de su casa por que pensaban que estaba loco".

Cuando la policía llego al lugar e inspeccionaron la casa se dieron cuenta que el agresor se encontraba sin vida a causa de dos disparos, la victima informo que espero a que dormitara para dispararle con su propia arma, que para esto fuera posible, tuvo que complacerlo durante 3 días para que se ganara su confianza y la dejara libre en el domicilio ya que al principio solo la dejaba encerrada en el baño.


La sorpresa fue a un mayor cuando se percataron que en el congelador se encontraban varias extremidades y partes del cuerpo de sus victimas, también pedazos de carne en forma de bistec y unas a medio cortar, presuntamente comía y hacia comer a su secuestrada carne humana, cuando se aburría de su victima o escaseaba la carne, terminaba con su vida y comenzaba una nueva conquista.

Al revisar el patio trasero se percataron que se encontraban varios huesos tirados, según informes extraoficiales se presume que por lo menos 13 mujeres habían perdido la vida en manos de este enfermo y degenerado caníbal.


d